miércoles, 21 de diciembre de 2016

"NADA ES TUYO, LA VIDA TE LO PRESTA DUSFRUTALO MIENTRAS LO TIENE"

Si fuera tan fácil decidir no apegarse como decirlo, el mundo sería otro cuento. En realidad, duele perder. Mas no hay otro camino que la aceptación y seguir el trascurso de la vida, disfrutar lo que tenemos en el presente. 
Nada es tuyo
En algún momento de nuestras vidas, sobre todo en la adolescencia, seguramente pensamos que todo duraría para siempre y, acto seguido, procedimos a dejar a un lado asuntos y personas a las que prestaríamos atención más adelante. La vida, tarde o temprano, nos enseña que no es así como funciona, nos muestra, con su modo peculiar, cuán importante es cada día de lo que tenemos, porque es un regalo que puede desaparecer en un parpadeo.
“Creo firmemente en la frase ‘Todo tiene su tiempo y su momento’,  hasta el día de hoy creo haber valorado la vida, las personas, los lugares y momentos. Sin embargo tuve que vivir estos años para poder llegar a un punto único de
madurez al respecto”.
Vivir la vida sin aprender de las experiencias es tiempo perdido. No se trata de arrepentirte de todas esas cosas que dejaste de hacer, tal vez aún no estabas preparada o preparado para asumir ciertas situaciones, la cuestión es identificar qué te motivó a tomar una u otra decisión y evolucionar para enfrentar lo que viene por delante. 
“Porque cada instante resta al tiempo que me queda o le queda a alguien que amo. Disfruto de sus miradas, palabras gestos y sonrisas...Se disfruta levantar la vista y ver un cielo lleno de luz de la mañana o verlo colmado de estrellas con el reflejo de luz de luna; ver un colibrí, escuchar cualquier sonido que llene el alma. Y hasta de un mal momento se disfruta, luego de que este ha pasado, deja una lección y te hace más fuerte”, dice Diana Mychell García, en unas sabias palabras que nos comparte desde Facebook.

Ahora reflexiona, ¿has disfrutado realmente de todo lo que te ha dado la vida?.

El arte de vivir