domingo, 22 de mayo de 2016

"LAS COSAS LLEGAN CUANDO TIENEN QUE LLEGAR NI ANTES NI DESPUÉS"

Existe una frase muy popular, que dice que “el tiempo de Dios es perfecto”. Yo creo que esta frase es muy sabia y tiene un significado altamente profundo. Incluso si tu no crees en Dios, seguramente has visto que el Universo, la Vida o como lo quieras ver, a veces funciona de formas extrañas y que no puedes explicar.

Las cosas llegan

Más allá de la visión religiosa sobre Dios que tengas, mi experiencia me dice que hay algo más grande que nosotros. Es la misma fuerza, que por ejemplo, intenta conspirar para que las cosas nos salgan bien (el problema, es que con frecuencia no dejamos actuar a esta fuerza).

En la mayoría de nuestras culturas, la paciencia es una virtud que se ha perdido. Vivimos en el momento, en el ya, en tener lo que queremos al instante. No somos  pacientes, ni dejamos que las cosas tomen su camino. Al ver que las cosas no se dan con la velocidad que deseamos, perdemos la fe y creemos que no podemos lograr lo que nos hemos propuestos.
Si queremos ser exitosos, en lo que sea, debemos aprender a entender estos tiempos y a tener paciencia. Dios, el Universo y la Vida nos darán todo lo que hemos pedido, pero en el momento justo. Yo creo que estos tienen más entendimiento que nosotros sobre la vida y actúan de tal manera.
Para lograr que estos elementos se conviertan en realidad, debemos aprender a ser pacientes y creer en la vida. Si logramos dominar esto, que no es para nada fácil, habremos logrado más de la mitad del trabajo.
Adicionalmente al tener paciencia, debes aprender a creer ciegamente que las cosas se darán. Es común que dudemos, que creamos que no vamos a recibir lo que pensamos. Desafortunadamente este tipo de pensamiento repercute en nuestras acciones y al final del día lo que hace es dilatar el momento de recibir nuestros sueños. Al dudar, le estamos diciendo al universo que no somos merecedores de eso que tanto queríamos.
Finalmente, el cambio de pensamiento que propongo, lleva a pensar que la vida nos tiene un rol diferente al que usualmente hemos pensado. Primero, la vida está diseñada para que creemos lo que queramos. Es decir, pedir lo que queremos lograr. Sin embargo, el camino o la forma de cómo se logrará, no es de nuestra responsabilidad. Este camino es misión del universo y nuestra única tarea es actuar cuándo el universo nos los solicite. Muchos cometemos el error de intentar mostrar el camino, y nuevamente esto lo único que hace es dilatar nuestro esfuerzo.
Espero que hayas entendido mi mensaje y que esto te lleve a realizar cambios en tu vida. Aprende a tener paciencia, a confiar en tus sueños y a permitir que el universo te muestre la ruta a seguir.

El arte de vivir