martes, 13 de octubre de 2015

"¿EL PROPÓSITO DE VIVIR?"

Dar sentido a la vida es responder a la pregunta ¿para qué vivo, y esta es una de estas cuestiones que me resultan centrales, así que me puse a revisar en la biblioteca y me encontré con este texto publicado en el libro Fish! de Stephen Lundin, Harry Paul y John Christensen. Es un texto breve pero de gran contundencia, al menos para mí, y espero te guste y te sirva:
El significado, por John Gardner
El proposito
El significado no es algo que se encuentra por casualidad, como la respuesta de un acertijo o el premio en la búsqueda de un tesoro.
El significado es algo con lo que vas construyendo tu vida.
Lo construyes con tu pasado, con tus afectos y tus lealtades, con la experiencia de la humanidad que se te ha transmitido, con tu talento y tu comprensión, con las cosas en las que crees, con las cosas y las personas que quieres, con los valores por los que estás dispuesto a sacrificar algo.
Esos son los ingredientes. Tú eres el único que puede juntarlos en ese modelo que será tu vida.
Permite que la vida tenga dignidad y sentido para tí. Si los tiene, entonces importará menos de qué lado se incline la balanza particular del éxito o del fracaso.

La vida no es encontrarte a ti mismo, la vida es crearte a ti mismo. Anónimo.
¿A que es una pregunta difícil de contestar? Nos podemos meter en multitud de disquisiciones filosóficas, espirituales o, incluso, políticas. Pero al final, esta es una pregunta íntima que resulta muy compleja de contestar en pocas palabras. Incluso es posible que no queramos contestarla o plantearla siquiera por miedo a que no nos guste lo que podamos descubrir.
Pero lo cierto es que no es así. Como recoge J. Dean en su blog, el sentido de la vida es algo bastante sencillo de concretar.
Tu vida tiene sencillamente el sentido que tu le quieras dar.
La pregunta es ¿qué dice la gente que le da sentido a su vida?. Esto es precisamente lo que hicieron Baumeister y Vohs en un estudio realizado en 2002. Los autores lo sintetizan en cuatro factores. Cuanto más destacamos la consecución de cada de uno de estos factores en nuestra vida, más sentido le encuentran a la misma.

1. Propósito. Puede ser vivir feliz para siempre, ir al cielo o incluso encontrarlo en el puesto de trabajo. Lo que quiera que sea, el sentido en nuestras vidas tiene que ver con alcanzar metas y sentirse lleno. Necesitamos propósitos continuamente, aunque sean difíciles de conseguir o decaigamos en nuestro intento.
2. Valores. Necesitamos una estructura moral para entender lo que está bien o lo que está mal. Hay mucho donde elegir. Puede venir de la religión, de la filosofía o, la más común, de la familia o el grupo de amigos.
3. Eficacia. Queremos marcar la diferencia y tener algo de control sobre nuestro entorno. Sin esto, percibimos una disminución en nuestro sentido de la vida. No la sentimos nuestra, luego no tiene porque significar nada para nosotros.
4. Autoestima. Todos queremos sentir que somos gente que vale la pena. Esto puede ser de forma individual o asociándonos a una causa significativa. De cualquier forma, necesitamos vernos de forma positiva.

Nuestra necesidad de dar sentido a nuestras vidas lo llenamos con nuestra familia, trabajo, aficiones …..Sin embargo, es necesario que tengamos en cuenta que el que nuestra vida tenga sentido, es algo importante para ser felices, pero no es el único factor importante para ello.
Conseguir todos esto factores en nuestra vida puede ser algo muy difícil, pero no imposible.

El arte de vivir