viernes, 25 de septiembre de 2015

"¿POR QUE NO SE VALORA LO QUE SE TIENE HASTA QUE SE PIERDE?"


“Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”, “Valora lo que tienes”, “La próxima vez que me eches será de menos”. Todas estas frases tienen una misma idea y es que en numerosas ocasiones no
Valora lo que tienes
hemos sabido valorar lo que hemos tenido y cuando vemos que lo hemos perdido es cuando hemos hecho lo imposible por recuperarlo. Sucede que a veces se consigue no perder nada pero…¿hay que dar lugar a esa situación? ¿por qué?
La respuesta es muy simple las personas somos así. Deseamos lo que no tenemos y lo que tenemos pensamos que estará para siempre a nuestro lado y no le damos importancia. Todos hemos vivido situaciones en las que hemos dicho: ojala pudiera volver atrás. El problema es que lamentablemente una vez que está hecho el daño, depende de la otra persona.  ¿Por qué damos lugar a estas situaciones?
Por eso siempre he creído que las cosas hay que valorarlas por su peso, yo me he dado cuenta de que en ocasiones he tratado estupendamente a personas que no se han preocupado por mi y que es más, me han ignorado hasta la saciedad pero bueno, yo tengo mi filosofía y es que yo he hecho todo lo que podido, si esa persona no me ha sabido valorar no es mi problema, hago las cosas de corazón es decir sin esperar nada a cambio. Ese es el secreto para no tener decepciones, si no esperas nada de nadie, no tendrás decepciones. 
Es cierto que en numerosas ocasiones he dicho: Hasta luego! Porque llega un momento en que o te valoras tu mismo o el otro no te va a valorar pero hay algo que tengo claro y es que por desgracia, hay gente que nunca nos van a valorar como merecemos. Por todo esto simplemente te digo desde aquí que te valores lo suficiente como para saber quién merece o no tus atenciones, tus gestos, tu cariño y tu apoyo. Decepciones nos podemos llevar todos pero de ellas se aprende y lo que hoy duele, mañana será historia y pasado.
Si alguien no quiere ser parte de tu vida en alguna ocasión, ten la suficiente madurez para aceptarlo, dejarlo ir y desearle siempre lo mejor. 

“Si alguien quiere ser parte de tu vida, hará lo imposible por estar en ella”

El arte de vivir