miércoles, 8 de abril de 2015

"LAS PERSONAS FUERON CREADAS PARA SER AMADAS"

Dejarnos guiar por las apariencias es una de las peores estrategias pues solo nos deja ver lo exterior de acuerdo a nuestros propios juicios. También es necesario entender que todos usamos de una u otra manera, mecanismos de defensa por medio de los cuales ocultamos nuestros temores, necesidades o frustraciones. Intentando defendernos del dolor, creemos que el mal genio es parte de nuestra vida, el perfeccionismola frustración al errorla timidez, etc. Pero la bueno noticia es que podemos
Amar y ser amado
experimentar libertad y ser transparentes, honestos y aunque tengamos temor, estar dispuestos a aprender, a equivocarnos, a empezar de nuevo.  “La …
libertad a los cautivos, vista a los ciegos y sanidad a los oprimidos…” El quiere que seamos amados, apreciados y valorados de una manera real y no bajo los prejuicios de otros. Su medida es la real, sus palabras son las que deben marcar nuestras vidas. Si las conoces, vive de acuerdo a ellas, si las ignoras búscalas para que sean parte de ti. Dejemos nuestras corazas a sus pies, y dejemos que su ternura y amor nos conquiste. 
Todos queremos ser amados, tanto que a veces sentimos que debemos esconder quienes somos para que otros nos amen. Así que nos escondemos detrás de discusiones sobre el clima (o sobre temas actuales, o la telenovela del momento), discutimos y criticamos a otra gente, mantenemos conversaciones superficiales--lo que sea para ignorar el miedo interno... "¿Me amarán?". Sonreímos aunque no tengamos ganas, decimos que sí cuando no lo sentimos, hacemos cosas aunque no tengamos la disposición, todo para ser amados por otros.
Dónde nos lleva todo esto? Nos pone en una situación en que no nos amamos. Porque aunque nadie más vea la verdad, nosotros sí. Nosotros vemos las mentiras, la decepción, lo fingido, las falsas sonrisas. Escuchamos los reproches internos, los juicios, la culpa, la crítica, el cinismo, etc. Escuchamos esos reproches, y pensamos que no somos dignos de amor. Porque después de todo, ¿cómo podría alguien amarnos si supieran lo que somos "realmente"? Así que, una vez más, reforzamos la creencia de que debemos sonreír para esconder la rabia, ser amables para ganarnos el amor, y en general enterrar nuestras emociones para ser amados por aquellos que amamos y deseamos Tomamos el camino más largo cuando hay una manera tan fácil de recibir Amor. Simplemente tenemos que ser uno mismo y dar amor. Cuando necesitamos amor, la respuesta está en dar Amor. De la misma forma en que si anhelamos atención, solo debemos dar atención-- siempre recibiremos en la medida que damos. No hay necesidad de formar, manipular ni fingir. Simplemente llega a la médula de tu ser, y saca al ser amoroso que reside allí. Puede que esté un poco empolvado porque ha estado sentado en la repisa por tanto tiempo. Pero, está ahí, y seguramente funciona perfectamente... quizá solo necesita un poco de lubricante, y ese lubricante no es otro que, usted lo sabe, AMOR.
¿Cuál es la solución? Primero empecemos por perdonarnos y a otros a nuestro alrededor. Después de todo, estábamos buscando amor, solo que no sabíamos cómo conseguirlo. Estabamos engañados creyendo que nuestro comportamiento forzado nos traería amor. Así que perdónate... hiciste lo mejor que pudiste. Perdona a otros, porque ellos también hicieron lo que pudieron. Y parte desde ahí. Aprende a amar. A amar de verdad. De la forma en que los niños aman antes de que los contaminemos con las ideas de necesidad, avaricia y miedo al rechazo. Ama simplemente por que es divertido, sin ataduras de reciprocidad. Ama simplemente porque se siente bien Amar, aunque sientas miedo a veces...después de todo, podríamos ser rechazados, burlados, ridiculizados o simplemente ignorados. Pero no nos vamos a morir de eso. El rechazo no mata. Puede herirnos, pero cuando nos damos cuenta de que otros nos rechazan simplemente porque no han aprendido a Amar, se hace más fácil soportarlo.
¿Entonces qué hacemos? Seguir Amando. No con falsedad, no detrás de una sonrisa plástica, sino desde el verdadero espacio de tu Ser Interior. Desde la realidad de la vida, de saber que nadie es perfecto, pero que todos hacemos lo mejor que podemos al momento.
Amor, compasión, generosidad, bondad, todas estas son la medicina que el mundo necesita, comenzando por nosotros mismos, nuestras familias, vecinos y compañeros de trabajo. En lugar de repartir porciones de crítica, burla y trivialidad, repartamos porciones de amor... Tendremos menos indigestión, menos enfermedad, y nos pagarán con Felicidad. ¡Eso es lo que en verdad necesitamos!



El arte de vivir