lunes, 10 de febrero de 2014

"CONOCETE A TI MISMO"

El conocimiento de sí mismo.


El pensador
Hace ya más de veinticinco siglos, Tales de Mileto afirmaba que la cosa más difícil del mundo es conocerse a uno mismo. Y en el templo de Delfos podía leerse aquella famosa inscripción socrática –gnosei seauton: conócete a ti mismo–, que recuerda una idea parecida.

 Conocerse bien a uno mismo representa un primer e importante paso para lograr ser artífice de la propia vida, y quizá por eso se ha planteado como un gran reto para el hombre a lo largo de los siglos.

En este ensayo reflexivo me gustaría profundizar en un tema que realmente abarca todo lo que yo pude ver en esta materia, y que además creo que es el fin último de lo desarrollado por los autores vistos en esta clase.
¿Qué es conocerme? 
En nuestro interior se dan una serie de pensamientos, emociones como si fueran un río caudaloso, y curiosamente esos pensamientos y emociones determinan en gran parte nuestra vida. Y simplemente somos una hoja que flota sobras esas emociones y esos pensamientos.
Esa es la dinámica del ser humano, la mente siempre esta activa generando pensamientos, teniendo diferentes matices y estructuras. Y esto a su vez provocando diferentes estados emocionales, como alegría, tristeza, ira, templanza, etc. Y al mismo tiempo esto causa una acción. Es como si tuviéramos una serie de engranes que perfectamente se ajustan a llevar una exacta mecanicidad.
Sin embargo el ser humano es complejo y aunque no sea su naturaleza se mueve en este mundo así, y trata de conocer todo lo que está en su exterior, pero poco o nada sabe sobre sí mismo.
Dentro de esta estructura compleja hemos llegado a adquirir una serie de
Conócete 
suposiciones o falsas creencias, y lo peor de todo es que no es tan grave hacia al exterior como lo es en el interior, es como si en algún momento dado hubiéramos creado una serie de cauces inadecuados que lo único que están llevando a cabo es lastimarnos. Por ejemplo podemos ver el caso de una sobre generalización de algo interno, como “soy incapaz de ser exitoso”. Y creo que es una frase muy común dentro del pensamiento del ser humano. Pero ¿Realmente es verdad esta trampa, o pensamiento distorsionado?.
La cura para todo esto nace en el conocimiento de sí mismo, y este no puede venir de otro lado más que de la auto observación. 
La auto observación es comenzar a voltear hacia tu interior, es un proceso de introspección constante, pero que además se deja llevar con el flujo de la vida, es decir es mantener un estado de conciencia... 

El arte de vivir